TORTILLA DE PATATAS VEGANA

¡Buenas gente! ¿Cómo va todo? Como sabréis si nos seguís en RSS ultimamente estoy enfocando mi alimentación bastante hacia el tema vegano. Hemos comenzado una colaboracion con el blog MESE QUEMA LA LECHE, y mientras que Debi será la encarganda del tema #singluten #sinlacteos, yo me encargaré de colgaros recetas vegetarianas y veganas. No es que mi alimentación sea exclusivamente vegetariana o vegana pero sí, podríamos decir que un 90% 😉 Así que me parecía una buena idea hacer una serie de recetas que podríamos considerar “básicos” para los que seguimos este tipo de alimentacion…La tortilla de patatas vegana, como no, ¡es una de ellas!

A la hora de sustituir el huevo en diferentes recetas, si ojeais en páginas o libros veganos, las opciones son varias: mezcla de agua con harina de maiz, mezcla de agua con harina de garbanzo, mezcla de de agua con semillas de lino…Para el tema de la tortilla sin duda ninguna nuestra preferida es la mezcla de harina de garbanzo. En muchos blogs de cocina y libros se habla de mezclar la harina con el agua hasta adquirir consistencia de “huevo batido” pero sinceramente, las veces que lo hemos hecho a ojo ha resultado que la tortilla sabía demasiado a la harina. Después de muchas pruebas puedo deciros que la proporcion perfecta para influir lo menos posible en el sabor es la siguiente:

2 cucharadas de agua + 1 cucharada sopera de harina de garbanzo = 1 huevo

Siempre teniendo en cuenta que debemos añadir un chorritín de limón para contrarrestar ligeramente el sabor del garbanzo

Por otra parte, nosotros rara vez freimos las patatas. Para aligerar la receta siempre las solemos “rehogar” o “pochar” poquito a poco las patatas en una buena sartén antihaderente de manera que el resultado, aunque no es igual, es bastante parecido en sabor. Hemos probado con patata cocida pero esta opción resulta bastante menos sabrosa.

Así que dicho esto, os dejo la receta de una tortilla bastante gordita de 8 huevos (ideal para 3-4 personas)

Ingredientes:

  • 4 patatas tirando a grandes (aproximadamente 1 kg de patatas)
  • 1 cebolla
  • 1/2 cucharadita de ajo en polvo o 1 diente de ajo
  • 8 cucharadas de harina de garbanzo
  • 16 cucharadas de agua
  • 1 chorro de zumo de limón
  • sal al gusto
  • 1/2 cucharadita de cúrcuma en polvo
  • 3 cucharadas de AOVE

Preparación:

Pelar y cortar las patatas en pequeños cuadraditos de 2-3 mm de grosor. Es importante que las patatas no sean gruesas para hacerlas “pochadas”.

Pelar y cortar la cebolla también en pequeños trozos.

En una sarten añadir una cucharada de AOVE por cada 500gr de patata (aproximadamente).

Cuando esté el aceite caliente añadir el ajo en polvo y dorarlo. Si utilizais un diente de ajo, proceder igual pero retirar el diente de ajo una vez dorado (aromatizar solo el aceite).

Añadir  a continuación la cebolla y rehogarla hasta que esté transparente.

A continuación añadir las patatas. En este punto yo utilizo un wok, en el que debo hacer dos “sartenadas” de patatas. No pasa nada si debéis hacer todas vuestras patatas en varias tandas. Añadir un puñadito de sal, una vez añadidas las patatas y una pequeña cantidad de agua. Tapar y rehogar a fuego muy lento, vigilando que nunca se queden sin líquido. Las patatas estarán listas cuando más o menos se vean transparentes.

Mientras batir en un cuenco la harina de garbanzo con el agua y el chorrito de zumo de limón.

Colocar las patatas rehogadas en la mezcla de “falso huevo”. Añadir en este punto sal al gusto y la media cucharadita de cúrcuma

Mientras pincelar con AOVE la sartén donde se vaya a hacer la tortilla. No escatimeis en aceite en este pues veréis que tiende a pegarse más esta masa que la típica de huevo.

Cocinar la tortilla al gusto teniendo en cuenta que tendréis que volver a pincelar la sartén al voltearla para que no se os pegue.

¡A disfrutar!

Author: Nani

La hermana mayor :). Madre primeriza y seguidora de alimentación consciente

Deja un comentario